Consejos para mayores de 50 años para dominar el juego de la seducción

Ahora que te has decidido a adentrarte en el mundo de las citas y encontrar a una nueva pareja o compañero de fatigas, es posible que no sepas cómo aumentar tus posibilidades. ¿Crees que ya no tienes las cualidades necesarias para participar en el juego de la seducción? ¡No tengas miedo! Recuerda, esto no es un juego solo para jóvenes, de hecho, los solteros mayores de 50 años son mejores en esto de lo que ellos se imaginan. Olvídate de los prejuicios y pronto te darás cuenta de que tienes muchos más recursos de los que crees. Después de todo, tienes toda la experiencia, la honestidad y la independencia de tu parte. Solo tienes que creer en ti.

¡Confía en tu experiencia!

Tu principal arma de seducción masiva es la experiencia. Es la primera cualidad a tener en cuenta en los jóvenes solteros mayores de 50. Relaciones serias, pasión, rutina, emociones fuertes, paciencia, miedo, serenidad, confianza, decepción, esperanza, desilusión… tu paso por la vida te ha hecho pasar por muchas experiencias que te han enseñado mucho. Sabes todo lo que hay que saber del amor, desde la magia hasta las ilusiones y desilusiones, experiencias sentidas directamente en el corazón. Recuerda que el amor es una lección que puede durar toda la vida, que determina quién eres y da forma a tu corazón. Nadie es perfecto, eso lo sabes bien. Sabes lo que quieres, lo que no quieres y lo que estás buscando… Para ti, la seducción no es un juego, es un arte que te ha enseñado la vida. Usa tu experiencia para saber cómo romper las normas, ¡así será mucho más divertido! Cuando ya has cumplido los 50 y estás soltero, tu vida es mucho más interesante y rica, ya que está llena de historias, experiencias y momentos curiosos. Ya has pasado por eso: has visto, has vivido, has reído, has conquistado, has llorado, has viajado… Nada puede reemplazar esos momentos y esto es precisamente lo que te da ventaja en el juego de la seducción. Ourtime te promete una bonita experiencia de citas con personas solteras mayores de 50 apasionadas y experimentadas como tú.

¡Sé honesto! ¡Confía en ti mismo!

Tus cualidades y defectos personales, tus puntos fuertes y tus puntos débiles, tus éxitos y fracasos, tus pasiones y expectativas… Cuando tienes más de 50 te conoces mejor que nadie. Has aprendido a aceptar quién eres y sabes lo que estás buscando; y no te preocupes, ¡vas a conseguirlo! Sé fiel a ti mismo o ti misma, ¿qué sentido tiene maquillar la realidad? La honestidad —contigo mismo y con los demás— será tu mejor aliada. La sinceridad te guiará hacia una persona preciosa que comparta tu misma filosofía de vida; así que úsala y nutre la confianza que pones en ti. Con honestidad y confianza en ti obtendrás todo lo que necesitas. Pronto conocerás todos los secretos del arte de la seducción.

¡Qué bella es la libertad!

La libertad es uno de los privilegios de ser mayor de 50 años, tu independencia es una de tus mejores cualidades. Tus responsabilidades con la familia y los compañeros de trabajo ya no representan una carga y ya te has enfrentado a ciertos miedos, has encontrado respuestas a las preguntas más vitales y hace ya un tiempo que te sientes independiente. Seguro que no buscas a alguien para que te ayude con tus tareas cotidianas, sino que sueñas con una persona igual de independiente que tú con la que puedas disfrutar al máximo de la vida. En pocas palabras, eres libre. Libre para centrarte en las necesidades básicas de la vida: ser feliz en el presente. Disfrutar despreocupadamente de tu libertad y sabiduría es tu punto fuerte.

El arte de vivir en el momento presente

¿Tienes planes? En cierto modo… Tienes sueños y quieres vivir en el presente. ¿Planes de vida? Ya has cumplido con ellos hace mucho tiempo. Has aprendido que la felicidad significa compartir y disfrutar del presente. La madurez implica dejar atrás tus arrepentimientos y olvidarte de promesas futuras. Cuando tienes más de 50 años, practicar esta filosofía de vida es un arma extraordinaria en el juego de la seducción. Es solo cuestión de tiempo que encuentres a tu nueva pareja y le enseñes también el arte de vivir en el momento presente.