OurTime / Edito / Proponer una segunda cita cuando has superado los 50 años
share on facebook

Proponer una segunda cita cuando has superado los 50 años

Ya sea porque tras la primera cita te has quedado con ganas de más, o simplemente porque necesitas seguir tanteando el terreno para saber si la química está ahí, la cuestión te la acabarás planteando. Pero tú no estás 100% seguro/a de si lo que has sentido ha sido recíproco y no quieres arriesgarte. No te preocupes, no estás sólo y según Google es un tema bastante común: el dilema de proponerlo o esperar a que te lo propongan, y sobre todo ¿cuánto esperar para proponer una segunda cita a alguien?

DURANTE LA CITA:

En cuanto ha entrado por la puerta del bar lo has tenido muy claro, y conforme avanza la cita solo piensas en una cosa ¿cómo le voy a proponer que nos veamos otra vez? Eres de los/las que no sabe esperar y además ¿para qué? Nada de estrategias.

Para ti es viable cualquier oportunidad de hacerle saber que necesitáis volver a veros, véase:

– “¿Que tu película favorita es Desayuno con Diamantes? Pues qué casualidad que la tengo en Blue Ray…”

– “Ah, pues si te gusta el arte moderno conozco una exposición que se inaugura mañana”.

Lo único que tienes que hacer es aprovechar un tema de conversación durante la cita como comodín, lo que no vale es intentar colar la proposición a cualquier precio: “¿Que a ti también te gustan las croquetas? entonces tienes que venir a probar las de mi madre este domingo”.

INMEDIATAMENTE DESPUÉS:

No se te ha ocurrido (o no te has atrevido a) proponérselo durante la cita, de pronto llegas a casa y empiezas a darle vueltas ¿y si ahora se va a pensar que no me interesa? o peor, ¿y si ahora se cree que voy a estar jugando? ¿Quedaría muy desesperado escribirle ahora?

Así que has cruzado la puerta de tu casa y antes de quitarte los zapatos ya estás enviándole un mensaje: ¿Cuándo repetimos? Sin duda, una propuesta valiente, pero en este caso más vale ser directo/a ya que es evidente que hay un interés, así que ya que vas a poner las cartas sobre la mesa, mejor hacerlo con dignidad y la cabeza bien alta.

¿Cómo no proponerlo? pues enviando cualquiera de estos mensajes: 

– “Creo que me he enamorado”

– “Me debes una cena ¿cuándo invitas tú?”

– “Se me ha olvidado enseñarte las fotos de mi viaje a Estocolmo”

LA REGLA DEL JUEVES:

Una teoría matemática para los que les gusta mantener el misterio hasta el último momento. Pongamos que os habéis visto un sábado, y tú por tu parte tienes muy claro que quieres volver a encontrarte con la otra persona pero no quieres precipitarte. Pues bien, según una teoría popular basada en la experiencia, el momento ideal para volver a planteárselo sin parecer demasiado ansioso/a es el jueves. ¿Por qué? Pues porque en el jueves está el equilibrio perfecto para que parezca que le propones un plan espontáneo (no es como si llevara toda la semana pensando en dónde llevarte a cenar) pero a la vez no es lo suficientemente tarde como para que la otra persona se organice otro plan la noche del sábado. ¡Ojo! que no le propongas una segunda cita hasta el jueves no quiere decir que no tengas que dar noticias en toda la semana…


¿A qué estás esperando? ¿A qué estás esperando?

Cerrar X

x Si continúas navegando, aceptas la utilización de cookies para la obtención de estadísticas de audiencia y proponerte servicios y ofertas adecuados a tus intereses, botones con los que podrás compartir contenido. Más información